EVITA UN GOLPE DE CALOR, EVITA ESTOS ERRORES

Sin medidas adecuadas para reducir el calor corporal y reestablecer el equilibrio, existe el riesgo de sufrir insolación o golpe de calor.

Compartir

Debido al cambio climático que está afectando a nuestro planeta las olas de calor son cada vez más frecuentes. No podemos evitar que ocurran, pero sí podemos tomar precauciones para evitar que sean un peligro para nuestra salud.

 

Cada a√Īo cuando llega el verano, parece que olvidamos que es una estaci√≥n c√°lida, soleada y a veces sofocante. Y aparecen los mismos comentarios, ¬ęeste verano es peor que el anterior, ¬°este clima es abrasador!¬Ľ.

 

Puede ser que no estemos tan equivocados. La Organizaci√≥n Mundial de la Salud (OMS) en el Atlas del Clima y la Salud, que public√≥ juntamente con la Organizaci√≥n Meteorol√≥gica Mundial (OMM) declara que ¬ęOlas de calor que normalmente se registraban solo una vez cada 20 a√Īos podr√≠an sucederse como promedio cada dos a cinco a√Īos a mediados de este siglo¬Ľ.

 

Al mismo tiempo, el n√ļmero de personas mayores que viven en ciudades (uno de los grupos m√°s vulnerables a los golpes de calor) se casi cuadruplicar√° a nivel mundial. La cooperaci√≥n entre los servicios clim√°ticos y los servicios de salud puede activar medidas orientadas a proteger mejor a la poblaci√≥n durante los fen√≥menos meteorol√≥gicos extremos.

 

El calor excesivo puede ser un peligro para la salud, sobre todo si la exposición a temperaturas tan elevadas se prolonga. Si no tomamos ciertas medidas que ayuden al descenso del calor corporal y reestablezcan nuestro equilibrio, existe el riesgo de sufrir una insolación o golpe de calor, que puede producir una deshidratación por la pérdida de líquidos y sales minerales, y ocasionar graves consecuencias para el organismo.

 

El golpe de calor se produce cuando la temperatura del cuerpo aumenta r√°pidamente y √©ste no tiene la capacidad de enfriarse por s√≠ mismo. Si esto sucede, se puede poner en riesgo la vida al provocar da√Īos al cerebro y a otros √≥rganos vitales.

 

Algunos síntomas de un golpe de calor o insolación van desde el aumento de la temperatura corporal, una sed intensa, dolor de cabeza, mareos, náuseas e incluso vómitos, piel roja y caliente y seca hasta el aumento del pulso, calambres, convulsiones y la pérdida del conocimiento.

 

Ante la gravedad de la situación, siempre la información y la prevención son la mejor opción. Las medidas preventivas en general vienen siendo beber mucha agua y jugos de fruta, no tomar bebidas alcohólicas, evitar las comidas muy calientes y las que aportan muchas calorías, refrescarse a menudo con duchas o toallas empapadas de agua.

 

Adem√°s actuar en casa, cerrar las persianas durante el d√≠a en las estancias orientadas al sol y abrirlas cuando baja la temperatura, para que haya corriente de aire, abrir las ventanas durante la noche para refrescar la vivienda, descansar en las habitaciones m√°s frescas, uUtilizar alg√ļn tipo de climatizaci√≥n.

 

Y si andamos al aire libre, evitar el sol directo, procurando andar por la sombra, llevar una gorra y ropa ligera, preferiblemente de algodón, de colores claros y que no sea ajustada, evitar salir a las horas de calor más fuerte, como el mediodía, limitar la actividad física durante las horas de más calor.

 

Si no se recupera o incluso llega a perder el conocimiento, hay que tumbarla con las piernas flexionadas y llamar inmediatamente a urgencias.

 

No olvidar las cosas que no debes hacer: el golpe de calor se puede asociar a quemadura solar, la que causa eritema y dolor, pero cuando es grave produce ampollas. Por lo anterior, la regla general es que no apliques nada en la piel como hielo, alcohol o alg√ļn alimento. Solamente puedes usar agua fr√≠a, ya que evita la progresi√≥n y disminuye el dolor de la quemadura.

 

Y muy importante es estar atentos a los avisos por altas temperaturas que emita el Servicio Meteorol√≥gico Nacional (SMN) junto con el desarroll√≥ junto a las autoridades encargadas de la salud p√ļblica.

Explora m√°s contenido